Cerca de los Colosos de Memnón, en la aldea de Medinet Habu, se encuentra uno de los templos mejor conservados de la bella orilla occidental del Nilo: el Templo de Ramses III. Este faraón reinó en la dinastía XX y fue el último de los grandes reyes de Egipto. Murió degollado, y su tumba es la KV11 del Valle de los Reyes.

Templo de Ramses III Medinet Habu

Lo primero que piensas cuando estás frente a la entrada, es la magnificencia de estas construcciones. En su época tuvieron que ser espectaculares, no cabe duda. Dos grandes pilonos te dan la bienvenida. Miden 22 metros de altura, y en sus bajorrelieves aparece el faraón sometiendo a sus enemigos. En aquella época, Egipto estaba inmerso en una de sus continuas guerras. En este templo, la guerra es el tema principal de sus jeroglíficos, pinturas y bajorrelieves.

Templo de Ramses III Medinet Habu
Después de pasar por esta fabulosa entrada, se encuentra el primer patio. Éste se compone de columnas con capiteles campaniformes o forma de campana. Al otro lado nos encontramos con 7 pilares osiríacos  que representan al Dios Osiris. Aquí se pueden ver escenas del faraón celebrando la victoria sobre sus enemigos.

Templo de Ramses III Medinet Habu

A continuación nos encontramos con un segundo pilono. Es más pequeño que el primero. Mide 16 metros de altura y en él se hayan inscritos, en 38 lineas, los logros del faraón durante su reinado.

Templo de Ramses III Medinet Habu

Atravesando este segundo pilono llegamos al segundo patio. Dos pórticos enfrentados con pilares osiríacos y grandes columnas es lo primero que nos llama la atención. Están decoradas magníficamente con momentos de las batallas del ejército del faraón, y la representación de escenas religiosas, como el ritual de la barca sagrada.

Templo de Ramses III Medinet Habu

Templo de Ramses III Medinet Habu

Templo de Ramses III Medinet Habu
Salas hipóstilas

Subiendo una pequeña rampa se accede a varias salas hipóstilas (sostenidas por columnas) De las columnas quedan pocos restos, la base y poco más, pero no por ello deja de ser muy interesante pasear entre ellas. Cuando te encuentras en un lugar que tiene miles de años, tus sentimientos y tu imaginación te llevan a un viaje que sólo tú puedes ver.

Templo de Ramses III Medinet Habu

Templo de Ramses III Medinet Habu

Alrededor de la sala hay varias capillas, como las de Ramses II y Ramses III, así como pequeñas cámaras como la cámara del tesoro o la sala de ofrendas.

Templo de Ramses III Medinet Habu
Se sabe de la importancia de este templo en su época, porque tiene un lago sagrado, así como una capilla de la barca sagrada, que junto con el santuario, hacían de este templo un lugar de culto importante para los sacerdotes del faraón.

Como curiosidad deciros, que también hay un nilómetro. Los egipcios idearon un sistema para medir las crecidas del río Nilo y así no verse sorprendidos por inundaciones inesperadas y poder controlar sus cosechas. Son pozos de diferentes tamaños y diseños, en cuyo interior hay unas escaleras que llegan al río. Así, según llegara el nivel del agua por el pozo, sabían lo que hacer respecto a sus cultivos. Curiosa invención de un pueblo de miles de años, ¿ no creeis viajeros?

Para terminar deciros que este templo todavía conserva la policromía en muchos de sus bajorrelieves y pinturas. Merece mucho la pena visitarlo.Templo de Ramses III Medinet Habu