Desde que el hombre es hombre, no ha dejado de moverse en todas direcciones. Al principio por necesidad, para buscar alimento o encontrar emplazamientos en los que poder vivir de forma digna y cómoda. Después, para conquistar nuevas tierras y lugares en su afán de enriquecerse e impregnar de su cultura a todo aquel que se encontraba a su paso. También por inquietud, ¿Qué habrá más allá?

En la actualidad viajamos por trabajo, para ver a los nuestros cuando están lejos, o sencillamente por placer. Viajar es una acción que llevamos haciendo milenios y que nunca dejaremos de hacer. Cambiarán los medios de locomoción y los destinos, siendo los viajes interplanetarios el futuro de la insaciable curiosidad del hombre.Reflexiones de un viajero

¿Por qué viajamos?

Cuando viajamos nos sentimos bien, por dentro y por fuera. Vemos las cosas desde otro punto de vista, el nuestro. Al interactuar con personas distintas a nosotros, abrimos nuestra perspectiva del mundo, ya no volverá a ser como era antes de conocerlas.

También los viajes nos ayudan a conocer el interior de nosotros mismos. Descubrimos cosas que no sabíamos que formaban parte de nuestro carácter. Incluso sentimientos que desconocíamos y que salen a la luz de forma espontánea, como la admiración de las cosas más sencillas o la empatía con personas y lugares que habíamos prejuzgado. Nos hacemos más tolerantes, más amables y cordiales, menos exigentes y lo más importante: volvemos a casa siendo mejores personas.

Invertir dinero y tiempo para llegar a lugares desconocidos para nosotros, es sin duda, la mejor opción para poder disfrutar la vida y sentirte vivo. Siempre tendrás en tu memoria los recuerdos de aquellas experiencias que te hicieron feliz y que tanto te enseñaron. Jamás olvidarás aquella comida, aquel rostro, aquella mirada, aquel momento especial.Reflexiones de un viajero

En conclusión: eliminamos prejuicios, vivimos experiencias que enriquecen nuestras vidas, nos conocemos mejor a nosotros mismos, cambiamos nuestra visión de las cosas, conocemos personas y costumbres nuevas, y sobre todo, nos convertimos en mejores personas

Por lo tanto, somos afortunados. Invertimos en vida y conocimientos, y eso no lo puede hacer mucha gente. ¿Cuál será nuestro próximo destino?

Saludos viajeros.Reflexiones de un viajero