Comenzamos nuestra aventura egipcia visitando la impresionante ciudad de El Cairo. Fue fundada por los romanos en el año 116 d.c. A partir del siglo X pasaron por aquí diferentes gobernantes árabes, mamelucos, otomanos, Napoleón con su ejército y los británicos. Actualmente, es la mayor ciudad de Africa con unos 16 millones de habitante. La inmensa mayoría del país es de religión musulmana.

Que ver en El Cairo:

CIUDADELA DE SALADINO

La primera parada la hicimos en un lugar emblemático de El Cairo, la Ciudadela de Saladino. Es una fortificación que fue construida en el siglo XII por el gobernante islámico Salah al-din. Fue usada como residencia real y sede del gobierno. Se encuentra situada prácticamente en el centro de la ciudad, en la llamada colina de Mokattam y desde ella se puede admirar casi todo El Cairo.

Ciudadela de Saladino
Empezamos paseando por el interior de la Ciudadela, que está protegida por una muralla que servía de protección en aquellos tiempos. En 1171 Saladín restauró el Islam después de vencer a los fatimís, construyendo esta fortaleza en la que había un Palacio Real.

Del palacio ya no queda nada, pero en la visita podéis disfrutar del Pozo de Yusuf, del que los habitantes sacaban el agua en ésa época. También podéis ver diferentes museos y varias mezquitas, entre las que destaca la llamada Mezquita de Mohammed Ali o Mezquita de Alabastro, llamada así por la utilización de esta piedra tan singular.

Mezquita de Mohammed Ali o Alabastro

Ciudadela de Saladino
El interior es espectacular. Su gran cúpula, de la que caen lámparas que se detienen a 3 metros del suelo, sus alfombras persas, y sobretodo, el color del alabastro en toda la mezquita, hacen que merezca mucho la pena visitarla. Es una preciosidad.

Mezquita de Mohammed Ali o Alabastro  Mezquita de Mohammed Ali o Alabastro
También se puede ver el sepulcro de mármol blanco de Mohamed Alí, un personaje muy respetado aquí por hacer mucho y bien para la independencia de Egipto.
Hay que decir (aunque la mayoría lo sabréis), que las mujeres en las mezquitas deben ir con la cabeza y hombros cubiertos, requisito imprescindible para poder entrar (así lo dicta la religión musulmana).

Mezquita de Mohammed Ali o AlabastroCuando salimos, nos quedamos fascinados mirando esta gran ciudad. Desde aquí arriba, junto a la mezquita, se puede ver prácticamente todo El Cairo. Ver sus edificios y casas antiguas sumidas en el polvo del desierto, es una imagen que nunca olvidaremos.

El Cairo desde Ciudadela del Saladino
En resumen, es uno de los lugares imprescindibles de esta ciudad, que no debéis dejar de visitar si viajáis a El Cairo.
El precio de la entrada es de 60 LE ( 8 Euros aprox.)

Nuestra valoración es de 3 estrellas y media.

 

BARRIO COPTO

Después de la Ciudadela nos dirigimos entre el caótico tráfico cairota, hacia otro punto muy interesante que queríamos conocer: el barrio Copto, llamado Qasr al-Sham
La denominación “copto” proviene de los cristianos egipcios que vivían aquí antes de la conquista de Egipto por los árabes, y actualmente son una minoría religiosa en este país.

Entramos por una calle con un control de la policía. Aquí a los turistas se nos protege y controla bastante, y nosotros, durante todo nuestro viaje nos sentimos totalmente seguros.
Empezamos nuestro paseo por una calle de casas antiguas con sus tendederos de ropa en las ventanas y terrazas, sus pequeños locales y negocios varios y el andar de sus gentes tranquilo y amable. Aquí se mezcla lo cristiano y lo judío, haciéndote sentir que estás en un sitio único. Sus callejuelas son estrechas y vivas, con casas que han visto el devenir de los siglos y que mantienen su carácter de la época en que fueron construidas.

Barrio Copto El CairoIglesia de San Sergio

Después de pasar por algún mercadillo callejero en los que se vende todo tipo de cosas y libros curiosísimos ( no dejéis de echar un vistazo ), llegamos al objetivo principal de nuestra visita: la Iglesia de San Sergio (Keniset Abu Sirga). Dentro de esta iglesia se encuentra una caverna, que sirvió de refugio a la Sagrada Familia en su viaje a Egipto cuando tuvieron que huir del Rey Herodes. Posteriormente se construyó la actual iglesia sobre el siglo V, estando la entrada a la caverna dentro de la misma, en cuyo interior hay dos habitaciones, techo abovedado con columnas y al final de un pasillo, una pequeña capilla.

La entrada a San Sergio es pequeña y humilde. Bajas unas escaleras y lo que te encuentras es una construcción magnífica. Sus capiteles de mármol, sus cúpulas de madera, sus pinturas, sus lámparas… son una preciosidad. Cuando estuvimos, coincidió que había culto, por lo que pudimos compartir con ellos ese momento. Algo especial, la verdad. Todo lo dicho sobre la Sagrada Familia está constatado históricamente y es rigurosamente cierto, por lo que es un sitio muy especial en el mundo, tenerlo en cuenta.

San Sergio. Barrio Copto El Cairo
En este singular y antiguo barrio hay otros dos lugares interesantes: el Museo de Arte Copto y la Iglesia Colgante.

En el museo se encuentran los famosos Manuscritos de Nag Hammadi ( siglos III y IV ). Son los Evangelios gnósticos ( así llamados ) y son relatos del antiguo cristianismo. También se pueden ver diferentes objetos, papiros, piezas arquitectónicas, cerámicas,maderas, pinturas, joyería…. Su datación está comprendida entre los años 300 y 1000 d.c. Este museo se construyó hace 1 siglo, está en el centro del barrio, y merece la pena verlo. El precio de la entrada es de 40 LE.

La Iglesia de Santa María es la llamada Iglesia Colgante. También es conocida como la Iglesia de la Escalinata, porque para entrar hay que subir unas escaleras que están un poco empinadas. Por fuera destacar sus campanarios gemelos blancos. Por dentro es similar a San Sergio, una maravilla más de este barrio misterioso.

Nuestra valoración: 4 estrellas

 

CIUDAD DE LOS MUERTOS

De camino a nuestra siguiente visita, pasamos por la Ciudad de los Muertos, una necrópolis a la que los cairotas llaman simplemente “el cementerio”. Lo curioso de este lugar es que en su interior viven y trabajan personas entre las tumbas y mausoleos. Unos viven aquí por estar cerca de sus familiares muertos, pero la mayoría se trasladaron a este lugar porque derribaron sus casas del centro de El Cairo en los años 50, a causa de que los gobernantes de aquella época, quisieran renovar la arquitectura de la zona. Nosotros pasamos en coche bordeándolo para ir a al Bazar Khan el Khalili. Podéis visitarlo por vuestra cuenta, pero es preferible que vayáis con guía por las explicaciones siempre interesantes de alguien que conozca bien el lugar.

 

BAZAR KHAN EL KHALILI

A continuación fuimos a ver Khan el Khalili. Es el mayor bazar de Africa y un punto de obligada visita si venís a El Cairo. Es un lugar en plena ebullición, dinámico y muy entretenido. Lleva funcionando unos 600 años, siendo el zoco más antiguo del mundo y en el que se puede encontrar prácticamente de todo.
Khan el Khalili es un laberinto de callejuelas estrechas. Comerciantes, cairotas y turistas conviven en armonía en un incesante ir y venir entre sus pequeños talleres y tiendas. Aquí se pueden comprar todo tipo de objetos para llevarse a casa de recuerdo, como artículos de oro y plata, ropa, trajes de la danza del vientre, alfombras y multitud de souvenirs.

Que ver en El Cairo. Khan El KhaliliPara comprar cualquier cosa deberéis usar la técnica del regateo, una costumbre muy arraigada en este país. Pero si no os gusta regatear, hay un sitio en el que podréis comprar tranquilamente sin tener que discutir los precios: la tienda de Jordi.

Jordi. Khan El Khalili

Jordi. Khan El Khalili

Los olores aquí son embriagadores y diferentes a los que estamos acostumbrados los occidentales, es el olor de Egipto. Todo ello lo convierte en un lugar mágico y único.
Hay una parada obligatoria en este sinfín de gentes y objetos: el café Fishawi. Es el café mas antiguo del país, lleva abierto desde 1773 ininterrumpidamente las 24 horas todos los días del año (es alucinante).

Khan El Khalili

También se le llama café de los espejos, porque su interior está decorado por multitud de ellos. Le da un aire misterioso y agradable. Dispone de una pequeña terraza donde podréis descansar de vuestras compras tomando un té o un café, viendo el incesante desfile de cairotas y turistas que pasan por allí.

Vivimos un momento intenso cuando empezó a sonar la llamada a la oración de una mezquita próxima, Al Hussein Mosque.  Se te pone la piel de gallina.

Que ver en El Cairo. Mezquita Al Hussein

Acabamos nuestro paseo por El Khalili tomando un delicioso té con nuestro guía Tarek, en uno de los cafés de la plaza.

Khan El Khalili

Nuestra valoración: 4 estrellas

 

MUSEO EGIPCIO DE EL CAIRO (Museo de Arte Faraónico)

Para acabar el día, nos quedaba visitar uno de los platos fuertes de éste viaje: el Museo Egipcio.
Se encuentra situado en la plaza Tahrir o plaza de La Liberación. Esta se hizo famosa en 2011 por las protestas de los egipcios a causa del alto nivel de desempleo, la falta de viviendas y alimentos, y sobre todo la corrupción de sus gobernantes. Como sabréis, todo acabó con la dimisión del hasta entonces presidente Hosni Mubarak y se convocaron elecciones democráticas.

Este importante museo fue inaugurado en 1902, y fue diseñado en estilo neoclásico. El exterior rosáceo es muy atractivo, y la primera impresión al verlo sugiere que en su interior tiene que haber cosas maravillosas. En él se exponen unas 130.000 piezas, más las que todavía no se pueden ver y que se encuentran en los sótanos del mismo, pendientes de documentar, datar e investigar.

Piedra Rosetta

A la entrada del museo se encuentra la Piedra Rosetta. No es la pieza original encontrada cuando Napoleón pasó por aquí. La original está en el Museo Británico, pero sirve para entender cómo a través de ella se pudo descifrar la escritura jeroglífica del Antiguo Egipto. En ella hay incrustados tres textos en diferentes escrituras: griego antiguo, demótico (una antigua escritura egipcia) y jeroglífico. Enseguida se pensó que los tres textos podían significar lo mismo en diferentes lenguas. Como entonces ya se conocían el griego antiguo y el demótico, todo fue una cuestión de tiempo. 

Aunque hubo varios investigadores de la piedra, fue Jean FranÇois Champollion quien la descifró en 1822, y a partir de entonces quedó resuelto el enigma. ¿Su significado?, es un texto en el que se habla del faraón Ptolomeo V (196 a.C.). En él sus sacerdotes hablan de todas las cosas buenas que hizo el faraón para Egipto. Curioso, ¿los egipcios también inventaron la política?

piedra-rosetta

Interior del Museo:

Todo lo que hay aquí es interesante y maravilloso. En la planta baja se pueden ver todo tipo de objetos, esculturas, relieves, pinturas, sarcófagos… Todo ello perteneciente al Imperio Antiguo, Medio y Nuevo, proveniente de las tumbas de varios faraones y sobre todo del Valle de los Reyes. A destacar, las estatuas de Tutmosis III, la de Kefrén y las de Amenhotep III y la reina Tie.

También está una de las piezas mas antiguas de la civilización egipcia: “El Alcalde del Pueblo“. Se trata de una espectacular talla de madera de la V Dinastía ( 2.500 a.C. ). La llamaron así porque cuando la encontraron en una mastaba en Saqqara, a los obreros que allí trabajaban les recordó al alcalde de su pueblo. En realidad pertenece a un jefe sacerdotal del Imperio Antiguo llamado Kaaper. Representa el principio del Arte Egipcio y no se puede dejar de ver.

el-alcalde-del-pueblo

Decir que una cosa es ver estas maravillas en fotos, y otra muy distinta ponerte enfrente de ellas, te quedas con la boca abierta. Esto también nos pasó al contemplar las estatuas de Rahotep y Nofret de la IV Dinastía. Es increíble su estado de conservación después de 4.500 años. Se dice que cuando fueron descubiertas, uno de los obreros egipcios que estaba allí en ese momento, al ver cuatro ojos que brillaban en la mas profunda oscuridad, salió corriendo despavorido y no se le volvió a ver… Y es que cuando los miras a los ojos fijamente, es como si estuvieran vivos. Están hechos ( los ojos ) de cuarzo blanco y cuarzo transparente. Alucinante. En la planta baja también se encuentra la única imagen en forma de estatuilla ( unos 25 cm ) del faraón Keops.

rahotep-y-nofret

Tesoro de Tutankhamon:

Si en la planta inferior todo es interesante y cautivador, en la superior están, en nuestra opinión, las piezas y objetos mas espectaculares. Su protagonista es el faraón mas carismático y misterioso de la antigüedad: Tutankhamon

Aquí se exponen todas las piezas que se encontraron en su tumba, salvo su momia, que hace años llevaron con acierto a su lugar de origen, la tumba KV 62 en el Valle de los ReyesFue descubierta en 1922 por Howard Carter y Lord Carnarvon. Es considerado uno de los hallazgos más impactantes de la Historia de la Humanidad. Cuando lo trasladaron aquí, dio una importancia transcendental a este museo, convirtiéndose en uno de los mas interesantes del mundo.

Todo lo que se puede ver de este magnífico “Tesoro”, es único y espectacular. Nos quedamos impactados y deslumbrados al contemplarlo. Tantos años esperando merecieron la pena. Hay miles de piezas que poder admirar, como por ejemplo el sarcófago gigante de oro macizo. El trono real, hecho de madera, oro, plata, vidrio y piedras preciosas es otra de las joyas de este ajuar. También destacar la cama donde dormía el joven faraón. Además hay todo tipo de objetos de su vida de niño, sandalias, joyas, carro de guerra….

Máscara funeraria de Tutankhamon:

Pero la joya más preciada de este tesoro, es sin duda, La Mascara funeraria de Tutankhamon. Cuando te pones frente a ella, te das cuenta de la grandiosidad de esta época. Su mirada profunda te hipnotiza. El brillo del oro con las incrustaciones de lapislázuli te dejan como en “shock”. Sientes una mezcla de admiración, majestuosidad y respeto, sabiendo que ese instante no lo olvidarás jamás. Es una pasada, amigos viajeros.

TUT

Como curiosidad deciros, que también se pueden ver preservativos de la época, que hacían con las tripas de los animales. Es increíble lo de los antiguos egipcios, da que pensar.
Todo el tesoro ( mas de 2000 piezas) te deja atónito y satisfecho. Para los amantes del arte es un lugar imprescindible que hay que ver al menos una vez en la vida.
En el post del Valle de los Reyes entraremos en más detalles sobre el descubrimiento de la tumba de Tut. Se merece una mención aparte.

En esta planta además del tesoro de Tutankhamon, pudimos ver objetos de las últimas dinastías. Por ejemplo la máscara de oro del faraón Psusennes I o piezas del periodo romano.

Sala de las Momias:

Para acabar nuestra aventura museística, entramos a la que nosotros llamamos, la sala del silencio. En realidad es la sala 56 o Sala de las Momias. La entrada hay que pagarla aparte de la del museo. Deciros que no os la perdáis porque es el lugar más misterioso de todo el museo egipcio.
¿ Por qué ” sala del silencio”? Nada mas entrar lo primero que nos llamó la atención es la luz muy tenue y delicada, y el silencio de los visitantes que allí estábamos. Silencio que se mantuvo todo el tiempo que permanecimos allí. Y es que impone bastante la visión de estos faraones y reinas de casi 4000 años. Su presencia infunde mucho respeto, la verdad.

Hatshepsup, Ramsés II, Amenofis II, Tutmosis II, Tutmosis III, Tutmosis IV, Seti I, Amenhotep

Cuando los ves tan de cerca, te das cuenta del nivel de sofisticación y técnica que tenían los egipcios en la momificación de sus reyes, es alucinante. Cuando vas leyendo los cartelitos que hay en cada vitrina, sorprenden los detalles de cada momia. En la de Seqenen-Ra-Ta II, después de miles de años, todavía se puede apreciar una grieta en su cráneo. Fue producida por un golpe certero en la batalla contra los hicsos, el cual le costó la vida. En algunas otras, se ve claramente, que a Reyes y Reinas se les hacía la manicura. Era un símbolo de “status real” en su época. Otra cosa que nos impresionó bastante, son los restos de pelo que todavía tienen algunas en su cráneo, es algo asombroso.

Momia Tutmosis II

¿Cómo llegaron hasta aquí todas estas momias sin haber encontrado todavía sus tumbas? Hoy en día podemos verlas y admirarlas, gracias a los antiguos sacerdotes de la dinastía XXI. Las escondieron bajo tierra, preservándolas de los ladrones y los saqueadores de tumbas. Cuando se descubrieron a finales del siglo XIX cerca del Valle de los Reyes, estaban apilados todos los sarcófagos juntos dentro de la tumba de Pinedjem II.
Muchas emociones y sentimientos nos han quedado de aquella tarde en el Museo Egipcio. Aprendimos una maravillosa lección de Historia. No se puede entender nuestra vida actual, sin conocer la Civilización Egipcia, donde todo comenzó…

Entrada al museo: 75 L.E.

Entrada Sala de las Momias Reales: 100 L.E.

Visita imprescindible. Nuestra valoración: 4 estrellas y media

                                                                                                            Nacho

 

Siguiente día de nuestro viaje a Egipto: visitamos Menfis, Saqqara y las Pirámides de Giza. Puedes verlo aquí