Es una maravilla despertarte, y que lo primero que vean tus ojos sea el río Nilo. Estábamos impacientes por empezar este día tan importante en nuestro viaje. Hoy conoceríamos los lugares más emblemáticos de esta cultura milenaria.

Para los que amamos Egipto, ya sólo el nombre nos causa fascinación y respeto. En este lugar mágico vivieron, reinaron y murieron muchos de los faraones más importantes de esta hechizante cultura. Seti I, Ramses II, Hatshepsut, Amenhotep III, Tutankamon, son sólo algunos ejemplos de los gobernantes que hicieron de este lugar un sitio tan especial.

Estábamos en Luxor, la antigua Tebas, y en aquella época los egipcios usaban la ribera oriental del Nilo como centro neurálgico en su vida cotidiana. Desde aquí, los reyes gobernaban y tomaban sus decisiones.

La orilla occidental de Nilo se usó para otra cosa bien distinta. Los faraones, cansados de que las tumbas de sus predecesores fueran saqueadas y profanadas, eligieron este lugar para el reposo de sus momias y como lugar del que partirían hacia su próxima vida.

Hoy conoceríamos los sitios más importantes de este lado del Nilo. Aquí discurrieron las vidas de trabajadores, constructores, nobles y faraones, que vivieron quizás, la época dorada del Antiguo Egipto.

Los Colosos de Memnón

Esta fue nuestra primera visita del día. Salimos de Luxor con la emoción de quien sabe que íbamos a conocer lugares asombrosos, tanto tiempo anhelados. Cruzamos el Nilo a su vertiente occidental. Al fondo, ya podíamos ver las montañas del Valle de los Reyes

Entre palmeras, casas humildes y cultivos de los agricultores, llegamos a la explanada donde un día hubo un gran templo: el del faraón Amenhotep III.

De lo que fue algún día este templo no queda prácticamente nada. En su tiempo, era el mas grande de Tebas, más incluso que el de Karnak. Por lo que se intuye cuando estas allí, debió de ser magnífico. Se cree que las grandes crecidas del Nilo en la antigüedad, fueron las responsables de su destrucción. Eso si, allí siguen desde hace miles de años los guardianes de este lugar.

Los Colosos de Memnón

Guardianes del Templo de Amenhotep III

Los Colosos de Memnón se encuentran al oeste de Luxor, cerca de Medinet Habu. Son dos grandes estatuas gemelas de 18 metros de altura. Representan al faraón Amenhotep III y en su época presidían la entrada al templo. Fueron orientadas hacia este maravilloso río, y todos los días, desde hace milenios, ven la espectacular salida del sol por el este.

Cómo llegaron hasta aquí

Como curiosidad, decir que hoy en día todavía no esta claro como llegaron hasta aquí. Los arqueólogos afirman que los colosos eran monolitos hechos de una sola pieza en cuarcita roja. Está constatado por los jeroglíficos de la base de las estatuas, que el arquitecto Amenhotep, hijo de Hapu, fue el constructor del templo. Organizó el traslado de estos enormes bloques de piedra a través del Nilo, uniendo varias barcas para cada bloque, y así poder traer los dos grandes monolitos hasta aquí. Por otra parte, los ingenieros actuales, tienen sus dudas sobre la viabilidad de este acontecimiento. Creen que este sistema de transporte sería muy complicado por las grandes dimensiones y el enorme peso de estas moles de piedra. 

Mi opinión personal es, que si en los jeroglíficos existentes se explica con detalle este hecho, estoy convencido que los antiguos egipcios lo hicieron así. Tal vez, aprovecharon la crecida del Nilo para llegar hasta aquí, quién sabe. Mucho más complicado tuvo que ser construir las pirámides de Guiza, y lo hicieron muchos siglos atrás. 

Los Colosos de Memnón

Para terminar, deciros que al fondo, detrás de los colosos, hay otra enorme estatua que fue descubierta en 2002.. Desde 2004 está siendo restaurada por el español Miguel Angel López Marcos, un especialista en piedra antigua. Al igual que sus hermanos, representa a Amenhotep III.

Los Colosos de Memnón

Desde aquí, fuimos a visitar el valle de los artesanos, en Deir El Medina