Después de haber visitado el Templo de Edfú, embarcamos y pusimos rumbo hacia nuestro siguiente objetivo: el Templo de Kom Ombo.

Motonave navegando por el Nilo

Hay dos cosas a destacar de este templo:

  • La primera es su magnífica ubicación en la orilla del río Nilo.
  • La segunda, que tiene la particularidad de ser un templo doble y simétrico. Sus salas y patios, así como las capillas y santuarios, se construyeron por duplicado al estar dedicado a dos deidades muy importantes para los egipcios. La parte derecha está dedicada a Sobek, el dios cocodrilo creador del Nilo, dios de la vida y la fertilidad. Y la parte izquierda, es para Haroeris (Horus), la divinidad en forma de halcón, dios del cielo y de la guerra.Templo de Kom Ombo

Al igual que Edfú, este Templo fue construido en época ptolomaica hacia el año 145 a.c. por lo que en él se mezclan dos estilos, el egipcio y el greco-romano. Se cree que en aquella época abundaban los cocodrilos en esta zona, por lo que los egipcios levantaron este templo en honor a su dios cocodrilo Sobek

Un templo innovador

Kom Ombo nos sorprendió, aparte de por lo dicho anteriormente, por contener grabados y relieves en los que se muestran cosas que son difíciles de entender al tener mas de 2000 años de antigüedad.
En uno de los muros del patio se puede ver, seguramente, el primer calendario de nuestra historia.

Templo de Kom Ombo

Es un calendario de 360 días divididos en sus respectivos meses y estaciones (inundación, cultivación y cosecha), incluyendo también sus 5 fiestas anuales donde los egipcios celebraban el culto a sus dioses. Cada uno de los 12 meses se dividían en tres semanas y cada semana de 10 días. Y lo más curioso, viajeros, es que el noveno y el décimo día de la semana eran utilizados para el descanso y albedrío de sus gentes. Vamos, que inventaron el fin de semana. Sorprende ¿verdad?

En el muro de la parte posterior del templo, aparece otro relieve muy interesante. En él aparece representado Imhotep, el “Leonardo da Vinci” de la época. Como ya dijimos en el post de Sakara, Imhotep fue el primer arquitecto de Egipto. Sustituyó el adobe por la piedra, y construyó para el rey Zoser la magnífica pirámide escalonada de Sakara, la primera, y la que marcaría el estilo de las sucesivas tumbas faraónicas durante siglos.

Es un personaje único en la historia, siendo el precursor no sólo en arquitectura. También fue astrónomo, sabio, ingeniero y médico. Y es por esto último, por lo que aparece en este grabado. Junto a él se pueden ver una serie de instrumentos quirúrgicos que te dejan con la boca abierta. Forceps, tijeras, escalpelos, sondas, catéteres…Esta corroborado por cirujanos y expertos, que hoy en día, se siguen utilizando muchos de estos instrumentos en nuestros quirófanos. Y por supuesto, la pregunta es, ¿como es posible?

 

A la izquierda de este relieve tan interesante, aparecen dos mujeres que según los estudios de especialistas y egiptólogos, están asociados a este último, y se encuentran en posición de parto.

Templo de Kom Ombo
Algunos de los instrumentos anteriormente mencionados, los usaban para ayudar a las mujeres durante sus alumbramientos.
Os dejamos otra foto de una escena donde aparece una mujer egipcia dando a luz sentada.

 

Nilómetro de Kom Ombo

En los alrededores de la parte izquierda del templo (el dedicado a Haroeris), se encuentra el Nilómetro. Como ya mencionamos en algún post anterior, el Nilómetro es básicamente un pozo con una escalera interior. Era usado para medir el nivel del agua del río Nilo. Durante las crecidas del río, el pozo se inundaba, y según por donde llegara el nivel del agua, sabían como serían sus cosechas, por lo que era una buena manera de saber si sería un año bueno, malo o regular.Templo de Kom Ombo

Museo del cocodrilo

Por último, cerca del templo, también se puede visitar el Museo del Cocodrilo. Fue inaugurado en 2012. En él se pueden ver esculturas y piezas de excavaciones relacionadas con el dios Sobek, y también, como no, cocodrilos momificados. Hay unos 40 y son de diferentes tamaños. Van desde los dos metros los más pequeños, a los cinco metros de los más grandes. No hay que olvidar que en esta zona hace miles de años, campaban a sus anchas estos grandes reptiles, y que en cierta manera eran los reyes del Nilo.

Templo de Kom Ombo

En conclusión, Kom Ombo es uno de los templos más curiosos y sorprendentes del Antiguo Egipto. Su visita se hace imprescindible para el viajero, y su enclave es espectacular.

Próximo destino: Templo de Philae.