Cerca del Valle de los Reyes, se encuentra un lugar especial en la historia de Egipto. Se trata del templo funerario de Hatshepsut.

Templo funerario de Hatshepsut

Hatshepsut

Esta mujer del Antiguo Egipto fue princesa, reina y faraón de este país tan misterioso. Nacida de la unión de Tutmosis I y Ah-Mes-Ta Sherit, desde pequeña, fue la preferida de su padre. Aunque tuvo hermanos, ella era la única con sangre real por los cuatro costados. Sus hermanastros fueron el fruto de la unión de su padre con otras esposas menores o concubinas, como Mut Neferet. Se crió entre algodones. Era una princesa atrevida, curiosa e inteligente, un carácter que la llevó, al cabo de los años, a gobernar Egipto.

A la muerte de su padre Tutmosis I, tuvo que casarse con su hermanastro Tutmosis II que se convirtió en faraón. Se cree, que ya entonces, la joven reina luchó por ocupar el sitio que la correspondía. Ella provenía de la estirpe real faraónica, tanto por su padre, como por su madre. Su hermanastro era el fruto de una relación de Tutmosis con una concubina, la ya mencionada Mut Neferet. Pero en la época de los faraones era impensable que una mujer llegara al poder absoluto, siendo relegadas a ser las fieles acompañantes de sus esposos, los Reyes de Egipto.

templo funerario de Hatshepsut

A la muerte de Tutmosis II tras un corto reinado, fue de nuevo relegada del trono. Sus funciones fueron de regente, ya que el futuro faraón, Tutmosis III, su sobrino (hijo de su hermanastro), era aún demasiado joven para gobernar.

Como muchas otras cosas del Antiguo Egipto, no se sabe con certeza, pero se cree, que tras un corto periodo de regencia, Hatshepsut logró por fin su objetivo más deseado: ser faraón de Egipto. Mientras su sobrino guerreaba aquí y allá siendo el ejército su principal ocupación, ella se preocupó de revindicar sus derechos de sangre real, y encontrar las alianzas necesarias para poder gobernar el país que tanto amaba.

Según los egiptólogos más reputados, durante su reinado, hizo cosas muy buenas para Egipto. Se convirtió en una reina muy querida por el pueblo. Tuvo al lado al que fue el artífice de todas sus grandes obras en su mandato: Senenmut.

templo funerario de Hatshepsut

Senenmut

Senenmut fue el arquitecto y consejero de Hatshepsut, un hombre de familia humilde que se convirtió en la mano derecha de la faraón-reina, estando siempre a su lado en todo momento. Se cree que entre Hatshepsut y Senenmut hubo una historia de amor, un romance bello e incomprendido, al venir el arquitecto de una capa social más baja. También se piensa, que la hija que tuvo Hatshepsut, Neferura, fue fruto de su relación con el arquitecto.

Templo funerario de Hatshepsut: Deir el Bahari

En cuanto al templo, hay que decir, que es distinto a todos los demás. Cuando estas delante de él, lo primero que llama la atención, es que es una construcción que parece salir de la montaña, formando parte de ella. Tienes la sensación de que cuando llegues arriba, después de subir las dos grandes escaleras, vas a entrar en el interior de la montaña. Su construcción se comenzó excavando la ladera de la montaña. Después, se hizo el exterior con sus grandes terrazas que le dan un toque muy singular.

Templo funerario de Hatshepsut

Templo funerario de Hatshepsut Templo funerario de Hatshepsut

Fue construido por Senenmut, el arquitecto de la reina ya mencionado, encargado también de la construcción de los grandes obeliscos del Templo de Karnak llevados desde Aswan hasta Tebas. Hatshepsut y Senenmut, fueron sin duda, de ideas modernas y vanguardistas en su época, y eso se tiene claro cuando lo tienes delante. Las dominantes lineas rectas y sus grandes terrazas, lo demuestran.

Primera terraza

En la primera terraza, te encuentras con un patio decorado de relieves que representan el transporte de los grandes obeliscos construidos en Aswan. Según estas representaciones, fueron llevados hasta Karnak, en grandes barcas a través del Nilo. Tuvo que ser impresionante este acontecimiento, y sin duda, otro de los misterios que rodean esta civilización. ¿Cómo fueron cargados estos grandes bloques de piedra en las barcazas?, y posteriormente, ¿qué sistema usaron para levantarlos y ponerlos en pie?

Segunda terraza

La segunda terraza esta compuesta de un gran pórtico de pilares en los que hay representados momentos importantes en la vida de la reina-faraón, también muy interesantes de ver. La capilla de Anubis es una maravilla, sus relieves de Tutmosis I y de su hija Hatshepsut haciendo ofrendas a los dioses es digno de ver.

Tercera terraza

En la tercera y última terraza pudimos ver la cámara de ofrendas de la reina y una capilla del gran Tutmosis I. También hay un santuario que consta de tres salas. En una de ellas es imprescindible ver a la reina junto a las personas que marcaron su vida: su padre Tutmosis I, su hermanastro Tutmosis II, su sobrino Tutmosis III y su hija Neferura.

Templo funerario de Hatshepsut

Conclusión

En resumen, el Templo de Hatshepsut es una visita obligada si venís a esta zona de Egipto. Su originalidad, y sin duda, la historia de esta gran mujer que luchó contra el orden establecido, bien merecen la pena ser tenidos en cuenta. Seguramente, Hatshepsut, fue la primera mujer gobernanta de un país de nuestra Historia, y ya sólo por eso, si como nosotros, sois amantes del Antiguo Egipto, tenéis que verlo y conocer su historia de amor y poder durante la dinastía XVIII. Fue la época mas brillante en esta tierra de faraones, donde muchos misterios están aún por resolver.

Templo funerario de Hatshepsut

Anexo: si podéis, muy cerca del  templo funerario de Hatshepsut, se puede ver la entrada a la tumba de Senenmut, el gran amor de Hatshepsut.