Como buenos amantes de la naturaleza, nos encanta alojarnos en establecimientos de turismo rural. En esta ocasión, en la isla de La Palma, teníamos claro que así lo haríamos, ya que es una isla que se precia a ello. Está repleta de verde y de zonas para disfrutar de magníficas rutas de senderismo, por algo es bien llamada Isla Bonita o  Isla Verde. La mayoría de sus establecimientos hoteleros son alojamientos rurales.

Os enseñamos cómo era la primera de las dos casas que elegimos para pasar nuestras vacaciones: CASA FIDE, en el barrio El Jesús, que pertenece a la población de Tijarafe, al noroeste de la isla. Está en una zona muy tranquila, con alguna casa en los alrededores, pero no muy juntas. El pueblo más cercano es Tijarafe, que está a unos 2,5 Kilómetros, así que se estaba de lujo, muy tranquilos. Las vistas al mar desde la casa son espectaculares.

Está construida en piedra negra canaria, con un jardín también de piedra volcánica y lleno de plantas típicas de la zona, algunas preciosas y totalmente desconocidas para nosotros. Tiene una piscina privada, donde disfrutamos como niños, tirándonos a bomba y haciendo el cabra sin molestar a nadie.

Casa Fide La Palma  Casa Fide. Tijarafe. La Palma

 Casa Fide La Palma  Casa Fide La Palma
 Planta Casa Fide La Palma               Flor negra La Palma
Es una casa ideal para 2 personas, ya que tiene una única habitación, aunque podrían alojarse 4, durmiendo 2 personas en el sofá-cama del salón. Tiene cuarto de baño completo con ducha y secador de pelo y un salón con cocina americana, completamente equipada. Está en muy buen estado de conservación, y algo que nosotros valoramos mucho, que es la limpieza, en esta casa es de 10.
 
Los propietarios nos dejaron como atención una botella de vino de la zona y una cesta de frutas. Fue un detalle que nos gustó bastante.
 
Casa Fide. Tijarafe. La Palma Casa Fide. Tijarafe. La PalmaCasa Fide. Tijarafe. La Palma Casa Fide. Tijarafe. La Palma

Las puestas de Sol, vistas desde el jardín, mirando al mar, eran espectaculares

Puesta de Sol. La Palma

Los otros habitantes de la casa:

Tiene una pequeña charca, donde vive nuestra nueva amiga: una tortuga muy simpática que enseguida que llegamos salió a saludar.

Otros amiguitos que nos echamos en la casa, fueron los lagartos (lagarto tizón, una especie endémica de Canarias occidental) muy habituales en la isla de La Palma. Eran muy graciosos, salían a tomar el Sol a la más mínima oportunidad y cada vez que olían el aperitivo que sacábamos a media mañana empezaban a asomar cabezas por todos los rincones, jejeje

Lagarto Tizón. Casa Fide La Palma Tortuga Casa Fide La Palma 

Y ya para terminar de presentaros a nuestros nuevos compañeros de vacaciones, teníamos a nuestra querida ORZOWEI, como bautizamos a una belleza de salamanquesa que vivía en el tejado de nuestra casa, y que por la noche aparecía en el techo de la habitación.

La primera noche fue un trauma cuando la vimos, nos hizo cerrar la habitación a cal y canto y dormir en el sofá-cama del salón porque no nos atrevíamos a entrar al dormitorio, pero a la mañana siguiente, cuando vimos que no se había movido del mismo sitio de anoche y que era totalmente inofensiva, la aceptamos como un miembro más de la familia, jeje

Salamanquesa Casa Fide La Palma casa-fide-la-palma

El precio de la casa por noche fue de 78 euros y estuvimos alojados en el mes de agosto.

¿Recomendaríamos este alojamiento? Sí, sin duda alguna.

Nuestra valoración: 4*sup

Os dejamos un vídeo pasándolo fenomenal en Casa Fide:

 

 



Booking.com